Preparar al niño para una comunión

¿Sabes cómo ayudar y preparar al niño para una comunión?

¡Preparar al niño para una comunión es muy importante durante los meses previos!

Quienes tienen hijos e hijas en edad de hacer la comunión saben que estos meses son un manojo de nervios. Es muy importante preparar al niño para una comunión y ayudarle con todas las dudas que tenga. También hay que tranquilizarlos con todos los preparativos que haya que hacer, porque no es solo la catequesis. Aunque los peques estén un poco más alejados de los preparativos, como pueden ser reservar el banquete o la animación para una comunión, hay cosas en las que deben participar y deben hacerlo de buena gana y sin que les resulte una pesadilla.

Hablamos de ir a probarse el traje de comunión o el vestido de Primera Comunión, de ir a hacerse las fotografías, de dar las invitaciones de comunión a sus amigos de clase… Hay preparativos en los que los padres no pueden hacerlo todo solos, por eso es tan importante preparar al niño para una comunión y que sienta que no debe estar con los nervios a flor de piel porque va a ser un día genial. En Animaciones Pingu te damos hoy algunas claves para preparar al niño para una comunión de forma fácil y sencilla.

¡La catequesis es parte importante del camino hacia la comunión!

Si hay algo que no puede faltar en el camino a la comunión es la catequesis. Hacer la Primera Comunión es un acto religioso, por eso la catequesis es parte importante del camino hacia la comunión.

Durante los meses en los que dure el catecismo no se puede asustar al peque cada vez que haga algo que no esté bien con el típico “Dios te está mirando, así no haces la comunión”. Hay que enseñarle, más bien, que está enfrentándose a un proceso que le va a ayudar a entender que ha cometido un pecado y que es necesario remediarlo pidiendo perdón.

Preparar al niño para una comunión es una tarea ardua y siempre hay que ayudarle con cariño, sin exigencias. Para los peques, este día es muy especial pero ponerlos nerviosos sólo ayudará a que el día no les vaya tan bien como ellos querían. Por eso esto es otro de los elementos clave para organizar una comunión.

  • ¿Qué hacer si el niño tiene miedo a confesar sus pecados?

Si el niño tiene miedo a confesar sus pecados, lo mejor que podemos hacer es explicarle que no hay nada de malo en contarle a alguien lo que ha ocurrido. Hay que preparar al niño para una comunión también en este sentido. Los sacerdotes no cuentan a nadie lo que han escuchado en el confesionario y además ayuda a que sean perdonados.

Además, le ayudará a desahogarse. En un período tan cargado de emociones el niño o la niña necesitarán soltar sus emociones y sus nervios. Es importante ayudar a los niños a que sepan hablar con sinceridad y a contar todos sus problemas.

  • ¿Por qué los niños no pueden confesarse hasta su Primera Comunión?

Los niños no pueden confesarse hasta la Primera Comunión porque hasta ese momento no comienzan a tener uso de razón. La Iglesia consideró oportuno en su día que esa fuese la edad para comenzar a confesarse, al menos, una vez al año.

Se considera que a esa edad los niños distinguen el bien del mal, así que hay que preparar al niño para una comunión también en este aspecto. El peque debe saber distinguir qué está bien y qué está mal. No nos vale decirle que no terminar los deberes a la hora marcada es un pecado mortal, porque solo contribuirá a confundirlo en una etapa en la que los nervios y la presión forman parte de su vida.

  • ¿Debo responder dudas sobre el catecismo a mi hijo?

Definitivamente sí, si tu hijo o tu hija te proponen algunas dudas sobre el catecismo debes respondérselas de la mejor forma posible. Forma parte del proceso necesario para preparar al niño para una comunión.

A lo largo de estos meses le surgirán muchas dudas en torno a la religión, en torno a la bondad del ser humano y en torno a los problemas que rodean al mundo. Hay que saber responderle de la mejor forma posible y ayudarle a disolver todas las dudas.

Debo responder dudas sobre el catecismo a mi hijo

¡La prueba del traje y el vestido de comunión forman parte de los preparativos!

Vale, nosotros podemos ayudar un poco a elegir, pero a la prueba del traje y el vestido de comunión tienen que ir los niños porque forman parte de los preparativos, ¡no podemos saber a ojo si le va a quedar como un guante ese bonito traje que estamos viendo en la percha o ese fantástico vestido de comunión que estamos viendo en el maniquí.

Hay que concienciar al niño de que ir a probarse y a comprar el traje de comunión no es una tarea aburrida. Pero sobre todo hay que ayudar al niño a que no sea una tarea aburrida.

  • ¿Cómo puedo hacer divertido ir a las pruebas de trajes de comunión?

Puedes hacer divertido ir a las pruebas de trajes de comunión si además al plan incluyes algo más; que no sea solo una obligación. Nadie dijo que preparar al niño para una comunión fuese fácil. Haz planes el día de las pruebas. Por ejemplo, puedes ir a hacer las pruebas del vestido de comunión; y después al cine o al teatro con los niños.

Complementar un plan que para el niño puede resultar aburrido con otro que puede parecerles súper divertido es una buena idea. A todo el mundo no le gusta ir de compras, es un hecho; así que al menos tendrán un motivo por el que ir a probarse ropa.

¡Que no falten las fotografías de comunión!

Las fotografías de comunión no pueden faltar: serán la primera toma de contacto con el niño con el traje de comunión; o de la niña con el vestido de Primera Comunión. También su primer contacto con los nervios: no todos los días un fotógrafo está pendiente de nosotros y nos obliga a sonreír sí o sí.

Lo que para los más mayores parece sencillo, para los niños es un mundo diferente. Hay niños y niñas más tímidas a los que les va a dar vergüenza posar; por eso es necesario preparar al niño para una comunión y además encontrar a un fotógrafo que le haga sentir cómodo.

Unas fotografías con poses antinaturales y que al niño incomoden no van a salir bien; por eso hay que encontrar un punto medio en el que los peques disfruten de la sesión de fotos; y disfruten de los días previos de la Primera Comunión.

¿Cómo calmar los nervios de los niños que van a hacer la comunión?

El paso más importante para preparar al niño para una comunión es enseñarle a calmar sus nervios. Puede darse la situación de que las semanas previas a la comunión los peques bajen sus niveles de estudios y se encuentren más inquietos. No debemos reprenderles nada porque es una situación provocada por un cuadro nervioso.

Lo mejor que podemos hacer es ayudarle a calmar sus nervios. ¿Cómo podemos ayudar al niño a calmar los nervios? Pues con tardes en el campo paseando, manteniendo un ambiente relajado en casa; y hablando mucho con él o ella sobre la comunión. Lo más importante es que no le queden dudas para su gran día y que llegue relajado.

Si tiene que practicar una frase o un texto que tiene que leer el día de la comunión; debemos ayudarle a prepararlo. Hay que poner de nuestra parte, aunque ya estemos hasta arriba; para que el niño llegue al día de su comunión lo más relajado posible.

En Animaciones Pingu sabemos lo difícil que es para los peques enfrentarse a este día; ¡es como una boda para ellos! Por eso es tan importante preparar a un niño para una comunión. ¿Se os ocurren más ideas para ayudar a nuestros peques? ¿Cómo calmasteis los nervios de vuestros hijos cuando hicieron la comunión? ¡Contadnos!

Aún no hay comentarios ¡Sé el primero!

Comments are closed.

To Top